Blog

Categoria: Ser Padres Fecha:07/03/2018

¡Stop al Castigo!

 

¡stop al castigo!

“…enojo y energía negativa solo se logra un aprendizaje muy poco constructivo; es por esto que cuando sus hijos ven que esta enojado con ellos, empeoran su conducta”.

Seguro al leer el titulo, te habrás asombrado y preguntado como es que puedo criar a mi hijo sin que sea castigado, ya que puede que esto te haya ayudado en algunas ocasiones a que tu pequeño aprenda algunos comportamientos.

Algunos de ustedes también pensarán lo siguiente: “Pero si mis padres me criaron con castigos, ahora yo soy un hombre de bien”; no niego esta afirmación; sin embargo, te animo a preguntarte a que costo llegaste hasta ese punto, como te sentiste en esos momentos de castigos y que repercusiones emocionales trajo eso consigo.

Sin embargo, el castigo permite en algunos casos que su hijo pueda seguir tus órdenes temporalmente, pero no porque el desea hacerlo sino por miedo, esto lo hace sentir mal y poco querido.

Es importante saber que con enojo y energía negativa solo se logra un aprendizaje muy poco constructivo; es por esto que cuando sus hijos ven que esta enojado con ellos, empeoran su conducta.

A continuación te daré algunos ejemplos de que hacer ante algunas situaciones del día a día:

  1. Su hijo está jugando bruscamente con su hermano. Lo adecuado sería que los separe a ambos y les diga: “Ustedes dos pueden jugar nuevamente más adelante cuando estén listos para jugar sin pelear”.
  2. Imaginemos que su hijo derrama el jugo o agua en la mesa, en vez de golpearlos o gritarlos, lo correcto sería decirle lo siguiente: “Hijo, ven, limpiemos esto juntos”.
  3. Su hijo se olvida de ordenar su cuarto, a lo cual usted puede hacer lo siguiente: Mirarlo fijamente y decirle “hora de ordenar tu cuarto”, si su hijo no desea hacerlo o le dice que quiere hacerlo más tarde usted le debe de decir “quiero que cumplas con lo acordado, es hora de hacerlo, ahora”. Teniendo en cuenta de no hay necesidad de gritar solo de hablar firmemente.

Estos son solo algunos ejemplos del día a día; así que te invito a comentar qué otras situaciones te cuestan manejar con tu pequeño.

 

Recuerda:

La niñez pasa en un abrir y cerrar de ojos, sólo queda lo que sembraste en tus hijos; por eso trata de que el amor y afecto formen parte en su crianza.

 

Compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *