Blog

Categoria: Adultos, Matrimonios Fecha:18/05/2019

¿Sabes que es violencia sexual? ¿Sabes si estás sufriendo violencia sexual dentro del matrimonio?

De acuerdo con OPS-OMS, 2003, la violencia sexual se define como “todo acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona independientemente de la relación de esta con la víctima, en cualquier ámbito, incluidos el hogar y el lugar de trabajo”.

Así mismo las maneras en que se emplea la fuerza o el poder en este tipo de violencia “acciones que obligan a una persona a mantener contactos sexualizados físicos o verbales, o a participar en ellos mediante la fuerza, intimidación, coerción, chantaje, soborno, manipulación, amenaza u otro mecanismo que anule o limite la voluntad personal. Igualmente, se considerará violencia sexual, el hecho de que la persona agresora obligue a la persona agredida a realizar alguno de estos actos con terceras personas.

La violencia es entonces cualquier acto que degrada o dañan el cuerpo y/o la sexualidad de la víctima y que por tanto atenta contra su libertad, dignidad e integridad física. Es una expresión de abuso de poder que implica la denigración de la víctima y quien la agrede la concibe como un objeto.

La violencia sexual le puede ocurrir a cualquier persona y aquellas que abusan en la mayoría de los casos son personas conocidas y miembros de la familia, en algunos otros casos son desconocidos. Algunas de las reacciones que presentan las personas que han sido víctimas de este tipo de violencia son: culpa, vergüenza, miedo, depresión, ansiedad, uso o abuso de alcohol o drogas, baja autoestima, trastornos alimentarios o de sueño, disfunciones sexuales entre otras.

Recuerda que, si alguien…

• Te obliga a tener relaciones sexuales a pesar de que tú no quieres. • Te manipula o chantajea para realizar prácticas sexuales que no te gradan. • Se burla y/o hace comentarios humillantes acerca de tu cuerpo. • Te compara con otras personas sobre tu eficiencia en la actividad sexual. • Te obliga a tener relaciones sexuales sin el uso de métodos de prevención para embarazos no planeados y/o infecciones de transmisión sexual. • Subestima tus necesidades sexuales • Se refiere a ti con términos sexuales denigrantes. Estás siendo víctima de violencia sexual

Compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *