Blog

Categoria: Matrimonios Fecha:07/05/2019

El efecto de la pornografía en el matrimonio

En la actualidad, el matrimonio atraviesa diversas crisis en su interior. Las noticias y estadísticas nos revelan el incremento de la violencia, adulterio, divorcios, etc. Muchas de estas situaciones están relacionadas con el deterioro mental y emocional de uno de los miembros de la familia.

Hombres y mujeres han decidido acercarse a material pornográfico, algunos por curiosidad, presión social o inquietud por conocer otras maneras de satisfacción sexual. Sin reparar en las consecuencias, cruzaron el umbral de la fantasía y dejaron crecer en su interior un mundo de tendencias sexuales que se buscan satisfacer a toda costa.

He visto matrimonios fracasados por hombres y mujeres inmersos en la esclavitud pornográfica. Poco a poco, ellos fueron perturbando su mente y corazón, y dejaron de valorar y respetar a su cónyugue. Ahora la pareja se torna poco atractiva, aburrida y menospreciable.

La pornografía es tan adictiva como cualquier otra droga o vicio, afirman los expertos. Es muy fácil adoptarla y muy difícil de dejarla.

Es causante de desórdenes en aquellos que la consumen, pues sus adictos sufren la exigencia de una adicción cada vez mayor y progresiva, al igual que el alcohol y las demás drogas.

Hay un proceso de adicción», dice el Dr. Cline en su estudio llamado «Pornography Effects: Clinical Evidence» [Los efectos de la pornografía y las evidencias clínicas]. Él señala cuatro grados del ascenso pornográfico:

1. La adicción. Necesidad de continuar viendo imágenes.
2. La escalación. Necesidad de imágenes cada vez más explícitas, crudas y bizarras.
3. La desensibilización. Lo que era impactante de vuelve cotidiano.
4. El cambio a la acción. Tendencia a poner en práctica y acción lo visto.

Nada sucede de la noche a la mañana, todo es un proceso lento que va de la curiosidad y la fantasía hasta las prácticas más destructivas en la persona y quienes lo rodean.

Si te has identificado con esta breve nota, busca ayuda profesional y espiritual, donde puedas retomar el equilibrio de tu memte, emociones y acciones.

Haz de ti una fuente de amor sano para tu cónyugue e hijos.

Atte. Psicóloga Sarita Oliden.

#pareja #crianza #persona
#bienestarparalafamilia
#vitaminasparalafamilia

Compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *